Avanzar en el mutuo conocimiento, cooperar al desarrollo y al mantenimiento paz

La Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación quiere ser un instrumento para el aceramiento de los pueblos del Mediterráneo y, especialmente, de Marruecos y España.

Esos son nuestros objetivos

La Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación quiere ser un instrumento para el aceramiento de los pueblos del Mediterráneo y, especialmente, de Marruecos y España.

No contamos con ayudas o subvenciones públicas

La Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación quiere ser un instrumento para el aceramiento de los pueblos del Mediterráneo y, especialmente, de Marruecos y España.

Todo nuestro capital es humano y privado

La Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación quiere ser un instrumento para el aceramiento de los pueblos del Mediterráneo y, especialmente, de Marruecos y España.

Sólo así puede construirse una honesta alianza entre los pueblos

La Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación quiere ser un instrumento para el aceramiento de los pueblos del Mediterráneo y, especialmente, de Marruecos y España.

28 sept. 2017

WebIslam - Cooperación entre orillas

José Ángel Cadelo. 27-9-2017. Tal vez, la verdadera alianza de civilizaciones tiene lugar cuando personas de unas y otras culturas o tradiciones espirituales colaboran estrechamente en proyectos humanitarios. Así lo han entendido cada año numerosos jóvenes que pasan sus vacaciones en Marruecos trabajando desinteresadamente en centros de discapacitados, ancianos o huérfanos.

Un grupo de chicas, estudiantes de pedagogía y medicina, ha querido ir un poco más lejos este verano y, atendiendo el llamamiento de un centro de chicos sin familia de Tetuán, se desplazaron a esta ciudad y dedicaron sus vacaciones a poner en marcha un proyecto educativo de tiempo libre. La colaboración fue canalizada por la Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación que, por primera vez en cinco años, requiere que, para este trabajo concreto, el voluntariado esté formado sólo por chicas: vivirían en la casa de verano de estos niños, junto a la playa, conviviendo con sus cocineras, monitoras y limpiadoras habituales.

Las jóvenes, procedentes de diferentes puntos de España, acudieron a Tetuán más que entusiasmadas: habían conseguido algo de dinero para adquirir camisetas blancas, pinturas textiles, abalorios, cuadernos de dibujo, barro para modelar, instrumentos musicales y un largo etcétera. Se trataba de evitar que los niños se aburrieran durante el verano, o que lo desaprovecharan de cualquier manera. Las jóvenes impartieron a los pequeños clases particulares de español e inglés, siempre en tono extra-académico y hasta lúdico. Prepararon actividades deportivas y danzas, y el día último, organizaron en la Casa de España un pequeño show musical con baile incluido y exposición de los trabajos realizados por los chicos durante su periodo vacacional. Además, los fines de semana, les acompañaron a excursiones por los alrededores, y establecieron con ellos unos lazos especiales de amistad que durarán muchos años y harán que la experiencia se repita próximamente.



Los responsables de la Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación, una pequeeña ONG familiar con sede en Algeciras, han explicado que cada vez son más los jóvenes de toda España que se ofrecen como voluntarios para trabajar en condiciones no siempre fáciles en estos centros sociales de Marruecos. Aprovechando la inabarcable oferta de mano de obra con que ya cuentan, han querido ir un poco más lejos exigiendo periodos más largos de voluntariado y mayor compromiso diario con la institución en que van a desarrollarse los trabajos.

Mucho es lo que se puede decir sobre los frutos para estos voluntarios y los niños receptores de su trabajo y tiempo. Ambos se enriquecen enormemente sin duda alguna. Pero, además, sin ser consciente de ello, están tendiendo puentes al diálogo y el conocimiento mutuo, y están rompiendo barreras culturales a golpe de juegos de naturaleza,de reír juntos, de abrazarse y hasta llorar cuando llega la hora de la despedida.

Las jóvenes pioneras del proyecto “Verano en Dari” han trabajado junto a 20 niños y niñas de 5 a 12 años de edad en las playas de Martil. Son todos residentes del Hogar Dari y beneficiarios de la asociación tetuaní Amal al Atfal. La Fundaciò Balearia facilitó el transporte a las voluntarias y a su material. El Consulado General de España en Tetuán colaboró con el show-recital de fin de verano y el ágape a los invitados.

José Ángel Cadelo es presidente de la Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación

Diario de Navarra - Ayuda a huérfanos marroquíes

Sonsoles Echavarren. 24-9-2017. Juegos al aire libre, conciertos de flauta, partidos de fútbol y baloncesto y clases de español. Son algunas de las actividades que han practicado este verano seis estudiantes de la Universidad de Navarra y de la UPNA. Y lo han hecho con niños y adolescentes huérfanos marroquíes. Las universitarias se desplazaron a Tetuán (norte de Marruecos) con la asociación Amal Al Atfal para ayudar a que estos menores pasaran unas vacaciones más entretenidas en una casa de verano, ‘Dari’. “Nuestro objetivo era que aprendieran a superar las dificultades y a hacerse valer” coinciden las pamplonesa Silvia Cañada Erburu (estudiante de 2º de Sociología en la UPNA), Ana Bañón Marco (2º de Pedagogía y Magisterio Infantil en la UN), Ainhoa Herrando Oroz (3º de Psicología en la UN), Inés Motilva Sanz (3º de Asistente de Dirección la UN) y sus compañeras, la toledana Paloma de la Paz Romero (4º de Medicina) y la santanderina Fátima Ruiz Fuster (doctorado en Pedagogía).



Fue precisamente esta última la que conocía al presidente de la Sociedad Mediterránea para el Desarrollo y la Cooperación, José Ángel Candelo, quien les planteó la posibilidad de ir a ayudar. Fátima Ruiz, de 23 años, expuso el proyecto en la Facultad de Pedagogía y enseguida encontró apoyo. “Nos donaron dinero para comprar materiales (flautas, juegos de mesa, gorras, balones y hasta chucherías)”, cuenta. Muchas estudiantes de la facultad y otras amigas se sumaron a la iniciativa. “Ha sido estupenda. Nos llevamos parte de una familia”, añade Silvia Cañada, de 19 años.

En el festival que organizaron este verano en la Casa de España de Tetuán
Las voluntarias trabajaban todas las mañanas, de 10 a 14 horas, con la mitad de los niños del orfanato: unos diez pequeños de entre 6 y 16 años. “No todos son huérfanos. Algunos tienen padres que no les pueden atender pero tampoco pueden ser adoptados”, explica Paloma de la Paz Romero, de 21 años.

‘CHICAS SOLAS’

Las jóvenes cuentan que a los marroquíes les llamaba mucho la atención ver a ‘chicas solas’ haciendo la compra en el Zoco o montando en bici entre Martil (donde vivían) y Tetuán. “Pero nos respetaban 
mucho”.

A pesar del calor, debían ir con pantalón y manga larga. Y todas las mañana, al terminar las clases dedicaban unos minutos al ‘Sucram’ (dar gracias, en árabe). “Los niños solo hablaban árabe pero, al final y con esfuerzo, llegamos a entendernos”. Al finalizar la estancia, organizaron un festival con los niños en Casa España. “Fue muy gratificante. ¡Logramos hasta hacer coreografías!”

20 ago. 2017

Europa Sur - La Algeciras altruista se cuela en Dari

20-08-2017. Yolanda Olivares. Europa Sur. Un grupo de algecireños proporciona ayuda a un orfanato marroquí ubicado en Tetuán. Jóvenes voluntarios acuden cada verano a la casa Dari para realizar proyectos educativos.
Este mundo global, con problemas globales, aún no ha podido derrotar a esos otros mundos menores que subsisten por y para las personas. Mientras el bienestar internacional se ve salpicado de nuevos retos, para los que se necesitan soluciones nuevas, un pequeño orfanato de Tetuán, conocido como Dari, subsiste gracias a la solidaridad de un grupo de algecireños. Desde hace 7 años cubren, en la medida de sus posibilidades, las necesidades de este centro que está fuera de la red pública de orfanatos marroquíes y que sobrevive gracias a la ayuda altruista de personas y empresas.

Los menores que allí viven -un total de 23, tres de ellos con alguna discapacidad- son niños abandonados por sus madres, obligadas a hacerlo por la presión social y familiar que sufren cuando, siendo jóvenes y solteras, se quedan embarazadas. Después de meses ocultando su estado huyen de su pueblo natal fingiendo alguna excusa y acuden a las grandes ciudades a dar a luz. Una vez que el niño se encuentra en el hospital, donde ofrecen datos falsos acerca de su identidad, lo abandonan.

La masificación de los orfanatos públicos ha empujado a algunas personas de clase media-alta marroquí a promover estos centros de acogida para atender a los niños que son desahuciados por sus madres. Estas casas cuna sobreviven únicamente de fondos privados y no solo contribuyen a descongestionar los orfanatos públicos, sino que se convierten en un centro educativo para estos niños que, en manos de la administración local, pasarían a un colegio interno con tan solo 8 años. Estas instituciones privadas tienen entre sus fines que los niños abandonados a su suerte no se mezclen con otros menores que han delinquido o que tienen problemas económicos que le han llevado a cometer algún delito.

José Ángel Cadelo, presidente de la ahora Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación, fue el que inició esta cadena solidaria. Se adentró en Marruecos por razones familiares. De la mano de su mujer, sus continuos viajes para visitar a su familia política le llevaron a ser testigo de la realidad que viven estos niños abandonados.

"Empecé a tener contacto con ellos y enseguida empezaron a demandarnos ayuda desde España. Cosas tan simples como balones, mochilas, una silla de ruedas motorizada para un niño de unos 13 años sin movilidad y sin capacidad para llevar una silla de ruedas con sus propias manos; o una grúa para un chico de 15 con parálisis cerebral", explica Cadelo, quien en estos últimos años ha ido contagiando de solidaridad a un grupo de amigos que ya supera la veintena.

Los posteriores acuerdos con empresas como Balearia, encargada del transporte de los materiales y del traslado de los voluntarios que acuden a Dari, les obligaron a crear una sociedad con la que firmar los convenios de colaboración. "No tenemos subvenciones públicas, solo aportaciones privadas de ciudadanos y empresas como Balearia, cuya Fundación, bajo la responsabilidad de Ricard Pérez, nos ayuda con los gastos de transporte. Muchos de nosotros ya hemos estado allí porque esa es la mejor forma de conocer la realidad que viven estos niños. Nuestro trabajo es recaudar lo necesario y organizar el viaje para trasladar las cosas que nos piden", explica.

Desde hace cuatro veranos la sociedad trabaja con equipos de voluntarios (grupos de cinco o seis jóvenes) que acuden al orfanato durante dos semanas para suplir la contratación de monitores extra para ocupar el tiempo dedicado a la enseñanza.

Este verano se ha llevado a cabo una experiencia piloto con un grupo de chicas, de entre 20 y 21 años, que han viajado hasta el centro con proyectos educativos supervisados por sus profesores de Universidad, donde cursan estudios de Medicina, Magisterio, Psicología o Pedagogía.

El grupo de voluntarias que ha participado en el proyecto piloto de este verano

Es la primera vez que un grupo se ha quedado a dormir junto a los niños en el centro, inaugurando así la primera estancia de verano interna. "Esta posibilidad surgió del padre de una de las chicas, que ya colaboró con nosotros en una expedición para llevar 20 bicis a Marruecos que previamente fueron donadas por particulares a los que se solicitó su ayuda solidaria", añade José Ángel Cadelo.

El trabajo de las voluntarias internas ha resultado ser todo un éxito. Realizaron diversos proyectos con los niños como pintar camisetas, crear pulseras y collares modelados en barro y otras tareas relacionadas con el dibujo. Al final de su estancia allí, los niños organizaron una exhibición en la Casa de España de Tetuán a la que asistió el cónsul español, Francisco Ochoa.

"Tenemos mucha suerte porque nos hacen ofertas de grupos que quieren pasar temporadas allí y colaborar con el orfanato. La verdad es que contar con gente que simplemente les ayude a llevar a estos niños a la playa ya es todo un logro", declara el presidente de la sociedad.

El colectivo piensa ya en el futuro y en ampliar su acción solidaria a la Cruz Blanca de Tánger, donde conviven niños con algún tipo de discapacidad psíquica.

Un horizonte esperanzador que tiene como objetivo, tal y como reza en los fines de la sociedad, servir de instrumento para el acercamiento de los pueblos.

27 feb. 2017

La aduana de Ceuta impide el paso de ayuda humanitaria a los orfanatos de Tetuán




مكتب هبة بريس بمدربد - يسير الإيحيائي

تعتبر منطقة الأندلس جنوب إسبانيا من أهم الجهات التي أخذت على عاتقها جمع التبرعات والمساعدات الإنسانية الموجهة الى شمال المغرب في إطار الشراكات الموقعة بين منظمات وفعاليات جمعوية(غير حكومية) من كلا البلدين،هدفها الرقي بالعمل الإنساني تجاه فئات من المعوزين وأطفال متخلى عنهم يعيشون داخل مراكز خيرية كان الفضل في استمرارها لتلك الهيئات التي توفر لهم بصفة مستمرة كل الحاجيات الضرورية في غياب دعم وطني، حتى وإن وجد فهو لا يسلم من اتهامات بشحه وقلته.

"هبة بريس" كان لها لقاء مع رئيس المنظمة المختصرة بإسم
ONG التي تنضوي تحتها عدة جمعيات مانحة نذكر أهمها "بالياريا"وهي شركة تؤمن الخطين البحريين سبتة وطنجة إنطلاقا من وإلى الجزيرة الخضراء ، والتي تخصص جزءا من أرباحها لمساعدة دار الأيتام "أمل الأطفال"بمدينة تطوان، حيث تتمثل مساعدتها في ملابس وأحذية وكراسي متحركة ودراجات هوائية بالإضافة الى لوازم النظافة الخاصة بالأطفال (23 طفلا).

كما تشرف على تنظيم ورشات داخل المركز في مختلف الميادين نذكر منها على سبيل المثال دروس في الفندقة وإعداد الحلويات بهدف تكوينهم وإعدادهم لمرحلة ما بعد مغادرة المركز.

رئيس منظمة "حوار وتعاون"السيد خوسي أنخيل كاديلو أكد في تصريحه ل " هبة بريس" أن معيقات كثيرة تعترض عملهم الإنساني عند وصولهم الى معبر باب سبتة، حيث التماطل وتعقيد الإجراءات هي السمة الأبرز لشرطة الحدود رغم إدلائهم بجميع الوثائق الضرورية التي تبين الجهات المانحة ومقراتها الإجتتماعية،ناهيك عن التأخير المتعمد من طرف مسؤول التعاون الوطني الذي يتم إشعاره عبر مراسلات رسمية بموعد العبور.

وتناشد المنظمة عبر مسؤوليها كل الجهات المعنية داخل المغرب بأن تأخد بعين الإعتبار هذه المبادرات الإنسانية وتعطي أوامرها لتسهيل عبورها بشكل سلس طبقا للقوانين الجاري بها العمل مادامت الجهات المستفيذة منها معروفة وخصاصها لا ينتهي

13 nov. 2016

El presidente de Sociedad Mediterránea participa en el 34 Congreso de Periodistas del Estrecho

FAPE ALMERÍA 12 noviembre, 2016. El 34 Congreso del Estrecho, reunido en la ciudad marroquí de Martil, reivindica el papel de los medios de comunicación y la cultura frente al extremismo. Samuel Morales, del departamento de Seguridad Nacional, y José Angel Cadelo, experto en cultura islámica, aportaron interesantes puntos de vista en torno a la lucha ideológica contra la propaganda terrorista.
El 34º Congreso de Periodistas del Estrecho, que gira en esta ocasión en torno al papel de “Los medios de comunicación y la cultura frente al extremismo”, y que fue inaugurado en la tarde del jueves, 10 de noviembre, en la biblioteca pública de Martil (Marruecos), vivió ayer, 11 de noviembre, un interesante debate en torno a la lucha ideológica contra la propaganda terrorista. Esta jornada contó con las valiosas aportaciones, por parte de la delegación española, de dos destacados ponentes: Samuel Morales, del departamento de Seguridad Nacional (DSN) de la Presidencia del Gobierno, y José Angel Cadelo, experto universitario en cultura y religión islámica.
Morales abogó por la necesidad de articular una contranarrativa, centrada en datos reales y objetivos, no en percepciones distorsionadas, que permita hacer frente a la narrativa extremista. Asimismo, advirtió contra los efectos del abuso de las nuevas tecnologías, el periodismo sensacionalista y la búsqueda del titular fácil. Según dijo, todo ello influye de forma negativa en cómo los ciudadanos perciben la propia inseguridad frente a la amenaza terrorista, y se le acaba haciendo el “trabajo” a los extremistas en cuanto a la difusión de sus mensajes.
El presidente de Sociedad Mediterránea, José Ángel Cadelo, en el centro de la imagen - Fuente: @APCGinfo 
El experto del DSN, que recordó que “la seguridad de España está directamente relacionada con la seguridad de Marruecos, y viceversa”, señaló que una de las prioridades, en la actualidad, debe ser la de contrarrestar uno de los mensajes más peligrosos del adversario, y que se repite mucho en prensa: el de que el islam está siendo amenazado. Otra punta de lanza, según explicó, se basa en la lucha contra los procesos de radicalización de los individuos, que son poliédricos y que no obedecen únicamente a causas estructurales, sino también a causas personales, ligadas a sentimientos y experiencias vitales que no se pueden predecir. En cualquier caso, insistió en que los medios tienen un papel fundamental, y recordó que, en materia de seguridad, ya no existen fronteras.
En cuanto a los movimientos migratorios Morales abogó, a preguntas de los congresistas, por la necesidad de una integración real y efectiva. “O lo hacemos bien, y esto es un trabajo a medio y largo plazo, o tendremos problemas”, señaló.
Por su parte, José Angel Cadelo, presidente también de la Sociedad Mediterránea para el Diálogo y la Cooperación, reivindicó el papel de los intelectuales, incluidos los periodistas, frente al extremismo, y defendió la necesidad de desterrar la palabra “Islam” de los titulares que hablan de esa minoría que utiliza la violencia y el terror para difundir una determinada ideología. Cadelo insistió en que los intelectuales, y los medios, tienen que ser críticos ante quienes dicen hablar en nombre de algo o alguien, y puso como ejemplo de la necesidad de no extrapolar lo ocurrido en Norteamérica en la época de máximo apogeo del Ku-Klux-Clan. “Nadie exigió a los cristianos del mundo que se manifestaran en contra de aquella supuesta interpretación del cristianismo, porque se entendía que la mayoría no era responsable de lo que hacía una minoría y porque, en el fondo se sabía, como se sabe ahora, que la religión era sólo una excusa, un pretexto, para justificar el mal”, recordó.
Por parte de la delegación marroquí, el Congreso ha contado también con varias intervenciones destacadas, como la de Abd Rahim Ariri, director del periódico Al Watan, y Mohamed Lamrabet, exdelegado regional del Ministerio de Asuntos Islámicos.
Este domingo, día 13 de noviembre, el 34º Congreso de Periodistas del Estrecho, que continua desarrollándose con actividades complementarias, entre ellas una visita a las instalaciones del puerto de Tánger Med, llegará a su fin con la obligada reunión para elaborar las conclusiones por parte de las dos delegaciones participantes, así como con la ya tradicional entrega de diplomas.


.